Bicentenario Invisible

Bicentenario Invisible

Q.·.H.·. Luis Alfonso Fajardo Sánchez. PastMaster de la Resp.·.Log.·. Giordano Bruno N° 34

Gran Canciller de la Gran Logia de Colombia

 

Buenos días. Bienvenidos QQ.·.HH.·., señores representantes de las embajadas, delegados de las entidades del Gobierno y del Estado a este homenaje que intenta enmendar un olvido histórico respecto a la gran importancia del apoyo brindado por el noble pueblo de Haití, de su primer presidente, el Q.·.H.·. Alexander Petión y de trescientos guerreros haitianos a la independencia de América y en especial a la independencia de la Nueva Granada. 

La Gran Logia de Colombia y las Respetables Logias Leo Kopp Koppel N° 88 y Giordano Bruno N° 34 hemos realizado varios eventos que hemos denominado “Campaña Bicentenario Invisible”. 

La Masonería es una fraternidad cuyos principios históricos están recogidos en la triada Libertad, Igualdad y Fraternidad. Los miembros de nuestra Orden han sido protagonistas en algunos de los capítulos de la historia de la humanidad cuando las sociedades y los pueblos han luchado por estos ideales. También en la lucha por la independencia americana y colombiana, los masones hemos tenido un papel destacado. 

El objetivo de la “Campaña Bicentenario Invisible” es reclamarnos parte de la historia de Colombia en la conmemoración del Bicentenario de la independencia. La sociedad colombiana debe saber que cientos de miembros de nuestra institución participaron en la lucha por nuestra autodeterminación como Pueblo y hoy debemos abrir las puertas de nuestra augusta institución para realizar un diálogo, desde nuestra historia, con la historia oficial. 

Este Bicentenario debe escuchar las voces de los Queridos Hermanos masones quienes ofrendaron, incluso sus vidas, en la defensa de la libertad, la igualdad y la fraternidad. La historia del Bicentenario coincide en mucho con la historia de la masonería en este continente y en Colombia en particular. La historia de nuestra institución y de nuestros miembros la hemos guardado celosamente en nuestra memoria colectiva y en los archivos de nuestras antiquísimas logias, hoy con motivo de la celebración del Bicentenario, se la queremos contar a la sociedad colombiana. 

Queridos Hermanos de nuestra Fraternidad como Miranda, San Martin, O'Higgins, Bolívar, Santander, Sucre, Nariño, Caldas, Girardot, Paris, Ricaurte, Torres, Melo, José Hilario López, Soublette, Mosquera, Obando, Ucrós, Urdaneta, etc., son solo algunos de los Hermanos hoy llamados “próceres de la patria” sin embargo, pocos historiadores les reconocen su pertenencia a la masonería. 

Hoy estamos cerrando este del Bicentenario realizando este homenaje al Noble Pueblo de Haití, a los 300 guerreros que vinieron con el Q.·.H.·. Bolívar a luchar y morir por nuestra Independencia. También es un Homenaje al Q.·.H.·. Alexander Petión quien partió al Oriente Eterno sin poder ver cumplida la única condición que le impuso a Bolívar a cambio de la ayuda en armas, barcos, alimentos y hombres. Esta condición fue, que una vez liberara a estas republicas del yugo español se decretara la libertad de todos los esclavos y la abolición total de la esclavitud. Hoy queremos decirle al noble pueblo de Haití, por medio de sus representantes, que nuestra nación cumplió con la promesa hecha al General Petión, por intermedio del Q.·.H.·. José Hilario López, quien presentó al Congreso de la República esta iniciativa que finalmente fue aprobada mediante la Ley de 21 de mayo de 1851 por medio de la cual todos los esclavos habitantes de esta nación quedarían libres a partir del 1 de enero de 1852. 

Recordemos algunos momentos de gran importancia en la historia del continente y la decisión de Haití y sus líderes de apoyar las causas por la intendencia: 

Haití en su apoyo a la Revolución de Estados Unidos: 

El emperador Napoleón no estaba dispuesto a perder un milímetro de sus antiguas colonias en América. El Tratado secreto firmado entre el Emperador y El Rey Carlos de España, el 10 de octubre de 1800 – Tratado de San Idelfonso-, aseguraba a Francia la devolución del antiguo territorio de Louisiana y La Florida, que estaban en manos de España. Napoleón aspiraba extender sus dominios hasta el Norte del Continente y la dominación hacia el sur, fortaleciendo la colonización en el Caribe desde la isla de Santo Domingo. ¿Quién pudiera creer que el futuro de gran parte de América lo hubiera decidido un puñado de esclavos negros encabezados por Toussaint Louverture? Los Estados Unidos conocían la pretensión de Napoleón Bonaparte sobre su territorio: Louisiana y Florida serían los objetivos más inmediatos hacia el norte por parte del Emperador. 

Con la revuelta de los esclavos de Haití, uno de los mayores beneficiados fueron los Estados Unidos. No es jactancia histórica decir que el destino de toda América se selló en la isla caribeña: Así lo reconocen hasta los próceres de la independencia norteamericana. Toda América dependió por un momento de la Valentía de Louverture y de los esclavos sublevados contra la potencia colonialista francesa. Haití fue el muro de contención que paro la maquinaria expansionista del imperio francés de Napoleón Bonaparte. “El destino de Louisiana – anota Henry Adams-, se decidió en Haití. Los Estados Unidos se aseguraron a un mínimo costo un ilimitado crecimiento…la suerte de la Florida, Texas, Nuevo México, California – y en el fondo de todas las colonias españolas – quedo echada. La victoriosa resistencia de los negros haitianos en tal sentido, lejos de ser mero episodio heroico, sangriento y salvaje de la historia local de Haití es uno de los acontecimientos de más vasto alcance de la historia de América. [CITATION SEL \p 12-13 \l 3082 ]

Desde finales del siglo XVIII Haití empezó a gestar su movimiento de independencia. Hasta 1804, fue el único país de América Latina que había roto con las cadenas del colonialismo y el único Estado emergente en el subcontinente que había conocido la elaboración teórica de los revolucionaros franceses. Haití fue una de las primeras regiones de América Latina que tuvo conocimiento de la existencia de la “Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano” surgidas en el marco de la Revolución Francesa y en la cual los masones jugaron un papel de gran relevancia. [ CITATION Faj172 \l 9226 ]

El 4 de julio de 1776, las trece colonias de Norteamérica sellaron su independencia. Poco tiempo después, las tropas inglesas pretendían ahogar la Revolución norteamericana. En los meses de septiembre y octubre de 1779, tropas de negros libertos haitianos combatieron bajo el mando de generales franceses en el suelo norteamericano, con el fin de consolidar la gesta libertaria de los Estados Unidos. Poco se ha registrado en la historia imperial de los Estados Unidos, el aporte de los haitianos en la consolidación de su Revolución democrática. 

Soldados haitianos participaron en el derrumbe de la fortaleza inglesa en Savannah, Georgia. “En feroz batalla las tropas aliadas – Francia, Estados Unidos – arrasan las fortificaciones inglesas de Savannah pero son de todos modos vencidas. Esta es una historia poco comentada en Estados Unidos”[ CITATION Gut97 \l 9226 ] Pero la participación de los haitianos en la consolidación de la Revolución norteamericana, no solo fue en el suelo estadounidense, sino que en el mismo Haití se selló la prosperidad de la nación del norte. 

Napoleón y Carlos IV Rey de España, habían acordado a través del Tratado de San Ildefonso, que Louisiana y Texas pasaría a manos del Emperador francés, pero la rebelión negra desplegada por Louverture, Dessalines, Christophe y el Q.·.H.·. Alexander Petión en Haití, impidieron que el objetivo del Emperador se consumara. “Nadie conocía, sin embargo, el plan completo de Napoleón, no sospechaba hasta qué punto el destino de América iba a depender del valor de Toussaint. Si él y sus negros sucumbían fácilmente a su trágico destino, el imperio francés …se extendería hasta Louisiana, remontaría el Mississippi y se atrincheraría en los barcos del gran rio (…) Que el “miserable negro” como lo llamaba Napoleón fuera olvidado tan pronto, no puede causar sorpresa…pero solo el perjuicio de la raza ha cerrado los ojos del pueblo norteamericano a la deuda de gratitud que tiene contraída con el desesperado coraje de quinientos mil negros haitianos que se negaron a dejarse reducir de nuevo a la servidumbre…Los Estados Unidos se aseguraron a un mínimo costo, un ilimitado crecimiento”. [CITATION SEL \p 11 \l 3082 ]

Apoyo de Haití y del Q.·.H.·. Alexander Petión a la independencia colombiana

Haití no solo contribuyo con la independencia de Estados Unidos, también lo hizo con la independencia de la Nueva Granada.  Q.·.H.·. Alexander Petión ofreció su Estado del Sur, para que próceres de la independencia americana como Bolívar, Miranda y otros, elaboraran desde allí sus estrategias revolucionarias. Francisco Miranda llego hasta Puerto Príncipe en 1805 en busca de apoyo material y político para llevar a cabo la revolución en el resto de América. Hasta allí llego también el liberal Francisco Mina, comprometido con la independencia de América Central y Suramérica. Encontraron en Petión y en el Estado liberal haitiano del sur, apoyo a sus causas revolucionarias. En el Q.·.H.·. Alexander Petión y en el noble pueblo de Haití, el  Q.·.H.·. Simón Bolívar encontró las luces que iluminaron, en su momento más difícil,  el panorama revolucionario de la Nueva Granada. Recibió hombres, barcos, armas, dinero y Petión le ayudo con el firme propósito de contribuir al ideario libertario en América, pero sobre todo y, ante todo, para que se comprometiera con la libertad de los esclavos después de la independencia. Con respecto a la ayuda recibida, Bolívar dijo: “…busqué refugio en una isla extraña y me fui solo a Jamaica, sin dinero y casi sin esperanzas. Venezuela y Nueva Granada estaban perdidas y sin embargo me atrevía a pensar en expulsar a sus tiranos. Me recibió la hospitalaria isla de Haití. El magnánimo presidente Petión me concedió trecientos hombres que, en valentía, patriotismo y virtudes, igualaban a los compañeros de Leónidas”. [CITATION Lep98 \p 233 \l 3082 ]

La colaboración prestada por Haití a eminentes próceres de la independencia de América, confirma una vez más la existencia de un internacionalismo y un humanismo caribeño, que no son exclusivos de Haití sino del Caribe en su conjunto. “…las islas antillanas no pueden ignorarse, so pena de quedarnos en la superficie de los sucesos, siempre que queramos estudiar la historia de las naciones del continente. Durante el largo periodo de las luchas anticolonialistas (finales del siglo XVIII, décadas iniciales del siglo XIX), Jamaica, Granada, Martinica, Puerto Rico, Cuba, fueron refugios o puntos de convergencia de los revolucionarios de todo el continente”. [CITATION Pas \p 5 \l 3082 ]

El día 2 de enero de 1816, hace 204 años, los QQ.·.HH.·. Alexander Petión y Simón Bolívar se unieron por primera vez en un abrazo fraternal, a partir de ese momento, sus vidas e ideales estarán unidos para fortuna y gloria de todo el continente. La correspondencia cruzada por los dos QQ.·.HH.·. nos demuestra la importancia de esta relación para el destino de América. En carta enviada por el Libertador Simón Bolívar a su Q.·.H.·. Petión, fechada 8 de 2016, luego de recibir más de 6.000 fusiles con sus bayonetas, municiones, plomo, víveres, una imprenta completa, el flete de algunas goletas y una importante suma de dinero, además de permitir que ciudadanos haitianos se alistasen en la expedición, le pregunta  a Petión “En mis proclamas y en los decretos que debo expedir para la libertad de los esclavos no sé si me será permitido expresar los sentimientos de mi corazón hacia V.E. y legar a la posteridad un monumento irrecusable de su filantropía. No sé, digo si debería llamar a V.E. como el autor de nuestra libertad”[ CITATION Fun16 \l 9226 ]. Luego en carta fechada el 18 de febrero de 1816 el presidente de Haití Alexander Petión le responde que no, le pide que guarde discreción sobre este apoyo “solamente prométame que abolirá la esclavitud donde comande”.[ CITATION Fun16 \l 9226 ]

El Libertador Simón Bolívar, incluso en los últimos días antes de su partida al Oriente Eterno, manifestó su gratitud y devoción hacia su Q.·.H.·. Petion y en varias cartas se refirió a él como: "El primer bienhechor de la tierra a quien un día América proclamara como su libertador". 

Hoy, señores y señoras, ilustres invitados, QQ.·.HH.·. y representantes del cuerpo diplomático de la República de Haití en este simbólico evento PROCLAMAREMOS, después de 204 años, al Q.·.H.·. Alexander Petión, General y primer presidente de la República de Haití, Como LIBERTADOR DE AMERICA. 

De pie QQ.·.HH.·., ¿Reconocemos al General y primer presidente de la República De Haití Alexander Petión, como nuestro Querido Hermano?

Todos los QQ.·.HH.·. responden: ¡LO RECONOCEMOS!

¿Proclamamos Q.·.H.·. Alexander Petión y a los trescientos guerreros haitianos que vinieron a estas tierras a luchar por nuestra libertad como LIBERTADORES DE AMÉRICA? 

Todos los QQ.·.HH.·. responden: ¡LOS PROCLAMAMOS!!

Es mi palabra, muchas gracias, 

 

Q.·.H.·. Luis Alfonso Fajardo Sánchez

PastMaster de la Resp.·.Log.·. Giordano Bruno N° 34

Gran Canciller de la Gran Logia de Colombia

 

Bibliografía

Fajardo Sánchez, L. A. (2017). Capítulo V. Bogotá Un Museo Masonico 2700 Metros Más Cerca de las Estrellas. Bogotá: Gran Logia de Colombia.

Fundación Centro nacional de Historia de Venezuela. (2016). Bolivar y Petión. Trece Cartas. Caracas : Fundación Centro nacional de Historia de Venezuela.

Gutierrez Montes, B. -Á. (1997). Haití: Un País Ocupado. Sinopsis Histórico-Política de su Lucha Por la Democracia. Bogotá : Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Lepkowski, T. (1998). El gobierno de Alexander Petión (1807-1818) (Vol. 1). (J. v. graffestein, Trad.) Guadalajara: Patria .

Pastrana Rodriguez, E. (s.f.).

Selser, G. (1992). Enciclopedia de las intervenciones extranjeras en America Latina. (Vol. 1). Dietzenbach: Monimbó. doi:ISBN: 3891441355